Avalando conflictos en la minería formal

 

Avalando conflictos

en la minería formal

 

  • Ahora son mineros ilegales quienes se meten a campamentos para incendiarlos.

 

 

Escribe: Enrique Lazo Flores.-

 

Nuevamente regresan los conflictos mineros cuando todo parecía que en el país los enfrentamientos mineros que tiene una larga data, regresarían a su normalidad, por lo menos había esa esperanza, luego que los dirigentes de Las Bambas llegaran a Lima para buscar un espacio de diálogo con el mismo presidente, luego que el principal actor de estos conflictos, el Premier Aníbal Torres pateara el tablero del diálogo, dejando un sabor de frustración entre los comuneros de Las Bambas.

 

En este panorama estuvimos viendo protestas de comuneros de diversas comunidades, conducidos por sus líderes que reclamaban la atención de la empresa minera, además de otras comunidades del corredor minero,  que se unieron a las protestas, argumentado también que tienen derecho, pese a estar a más de 100 kilómetros de distancia de la mina, pero igual ya se veía abrir el camino del diálogo, pero sorpresivamente aparecen en el escenario los “otros mineros”, los llamados ilegales, que extraen el mineral de manera clandestina, sin contar con los requisitos que la ley exige, como contar con EIA, permisos de concesión minera, pago de tributos, y otras obligaciones que no cumplen.

 

Estos mineros que trabajan al margen de la ley, contaminando el medio ambiente como si fueran los dueños de las tierras, entran en escena y con tal libertad de cometer atentados con actos de violencia, que sorprendió al mismo gobierno que, dicho sea de paso, no hace nada para proteger a la inversión privada, teniéndolos abandonados a su suerte. Como si el estado les daría el visto bueno para cometer sus fechorías.

 

La violencia con que actuaron los mineros ilegales, en los distritos de Tapairihua y Pocohuanca, ubicado en la provincia de Aymaraes, departamento de Apurímac, donde está ubicado el campamento del proyecto minero Los Chancas, no es una simple protesta, es el típico accionar de gente que estaría relacionada con actos de terrorismo, al haber utilizado armas de fuego y explosivos, acciones propias de gente ligada a grupos de subversivos, lo que  ya en esta misma columna semanas atrás advertimos la presencia de gente ligada al terrorismo internacional, del grupo islámico.

 

Con lo que sucedió en Los Chancas no se descarta que estos personajes estarían dirigidos por gente que ya habían actuado anteriormente en acciones de protestas contra la minería formal en diversos lugares donde se levantaron en contra de la minería, sobre todo en Tía María, además de anunciar su presencia en el conflicto de Cuajone, donde afectaron a más de 5 mil familias.

Ahora estarían en estas zonas donde el estado brilla por su ausencia.

 

Todo parece indicar que la ausencia del estado en estos lugares para proteger a la inversión privada, se hace con la garantía del gobierno de turno, porque al mostrarse impasible ante estos hechos, estarían garantizando que no serán reprimidos por los custodios del orden que, dicho sea de paso, no se hacen presentes en lugares en conflicto.

 

Ahora tenemos que ver, cómo los ilegales, mineros clandestinos, también entran en el conflicto, exigiendo con hechos como el de ayer, de exigir  derechos a este gobierno, a que no trabaje la minería formal y que se instale la minería informal, a ese paso el Peru entero llegará a ser clandestino, informal, dando paso a la improvisación, la ilegalidad y acabaremos por ser un país ingobernable, donde la economía lo maneje un simple presidente cuestionado por incapaz, que desprecia la meritocracia y se refugia en un gabinete donde lo delincuencial es el común denominador.

Check Also

EN ILO SERÁ LA 1RA CUMBRE NACIONAL DE MINERÍA RESPONSABLE

EN ILO ES LA 1RA CUMBRE NACIONAL DE MINERÍA RESPONSABLE El objetivo de esta cumbre …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *